Psicología Deportiva, aprende todo sobre ella

¿Qué es la psicologia deportiva?

Todo buen deportista tiene la necesidad de mejorar su rendimiento y en gran parte depende de la psicologia. De ser mejor de lo que era antes, mejor que sus rivales, mejor que el segundo puesto. Pero dicha lucha va a requerir de un duro entrenamiento y de toda la ayuda posible a la hora de optimizar el rendimiento personal. Para dicha lucha, sería poco inteligente no controlar todas las variables, incluyendo por supuesto el entrenamiento mental de todas las variables que intervienen en el deporte practicado. Conocerse a uno mismo parece algo sencillo, pero no lo es. Aprender sobre uno mismo, aprender cómo reacciono ante determinadas situaciones y por qué, en qué momentos me siento más seguro y en cuáles menos, qué es lo que le lleva a desconcentrarme y qué estrategias puedo poner en marcha para solucionarlo es una tarea tediosa que requerirá de tiempo y esfuerzo consciente por nuestra parte.

Seguro que muchos nos hemos sentido frustrados a lo largo de nuestro entrenamiento deportivo, seguro que todos hemos tenido días en los que nuestra cabeza no estaba donde queríamos que estuviera, etapas en las cuales nos encontramos estancados y no avanzamos para conseguir lo que queremos. No sabemos cuál es el camino a seguir para alcanzar nuestros anhelos, inquietudes y sobre todo no sabemos de qué manera pasar a la acción. Es curioso como la mayoría de personas que empiezan a realizar cualquier deporte o que empiezan a entrenar en un gimnasio por su cuenta, a pesar de que en la mayoría de ocasiones solo se centran en entrenar la parte física, cuando fallan hacen referencias a la parte mental, con frases que seguramente os sonaran, del estilo “no estoy motivado”, “no tengo la cabeza en su sitio” “perdí la concentración” o “estaba demasiado nervioso y todo salió mal”.

Muchas veces por desconocimiento de la importancia del entrenamiento mental, otras por creer que se trata de un factor que no puede ser entrenado… Lo que sin duda es cierto es que es una variable descuidada por la mayoría de deportistas y que muchas veces limita la consecución de nuestros objetivos. ¡Ojo! No estamos diciendo que solo debamos entrenar la parte psicológica o que su entrenamiento nos permitirá poner fin a todos los factores que limitan nuestro rendimiento, pero si es importante recalcar que controlando la parte física y psicológica dar un salto de rendimiento real, mejorar nuestras capacidades y habilidades y aumentar las probabilidades de conseguir el aquellos objetivos que nos motivan a entrenar.Al final no son mentalmente fuertes aquellos deportistas que tienen un “día de suerte” sino aquellos que dan lo mejor de sí en cada entreno, competición tras competición.

Necesidades psicológicas del deportista

Las necesidad psicológicas del deportista podemos situarlas en tres grandes áreas bien definidas, en cada una de las cuales el entrenamiento contribuirá de forma decisiva a lograr nuestro objetivo específico, multiplicando nuestras opciones de rendimiento y éxito deportivo. Las áreas que trataremos serán: el entrenamiento deportivo, la competición deportiva y un área de apoyo a las dos anteriores.

En el Entrenamiento Deportivo, el objetivo principal irá encaminado a potenciar el rendimiento en todas sus posibilidades, añadiendo, perfeccionando y poniendo a punto herramientas y recursos que nos sean de utilidad para maximizar cada uno de los entrenamientos a los que nos tengamos que enfrentar. El entrenamiento deportivo involucra aspectos como son la asimilación de los conocimientos, destrezas y el desarrollo de posibilidades físicas.

Para la Competición Deportiva, nuestro objetivo principal es rendir al máximo de nuestras posibilidades en un momento concreto que no elegimos, minimizando las posibilidades de fallo. Para ello deberemos controlar los recursos y herramientas proporcionados por la psicología deportiva previamente perfeccionados en nuestros entrenamientos.

Respecto al área de apoyo, nos ayudará a perfeccionar el funcionamiento general, abarcando cuestiones como la prevención y recuperación de lesiones deportivas y trastornos psicopatológicos, la comunicación interpersonal o, en los deportes que proceda, la dinámica del grupo.

Modalidades deportivas

Todos los conocimientos de psicología deportiva que trataremos en los diferentes módulos se enfocarán en función del objetivo y la modalidad deportiva, centrándonos especialmente en deportes estéticos, deportes de fuerza y deportes de contacto por ser quizás las principales modalidades practicadas por la mayoría de oyentes en esta plataforma, pero es importante tener en cuenta que la psicología deportiva juega su papel en cualquier tipo de modalidad, de tipo individual o colectivo.

En Deportes de Fuerza, como puede ser el Powerlifting, es necesario hacer uso de todos los recursos posibles para realizar el levantamiento. Aprendiendo a controlar nuestro nivel de activación, a través del manejo de estrategias psicológicas, lograremos de conocer nuestro nivel óptimo y cómo llegar a el mismo al enfrentar una competición. Si nuestro nivel de activación tanto muscular como mental es bajo el reclutamiento de fibras no será el óptimo y se producirán desestabilizaciones que nos distraerán del objetivo de levantar el peso que nos proponemos. Pero ojo, un exceso de activación psicofisiológica puede hacer que nos centremos exclusivamente en el requerimiento de la tarea, el levantamiento en este caso, y que no prestemos suficiente atención a aspectos de la ejecución como realizar un correcto leg-drive, hip drive, retracción escapular… o a que no escuchemos las ordenes de los jueces.

En deportes de fuerza también es destacable la existencia del fenómeno de priming deportivo, demostrándose el importante efecto que los pensamientos y las palabras más básicos y elementales pueden tener sobre nuestras actuaciones deportivas. Por ejemplo, en un levantamiento muy pesado, ocupar nuestra mente con un concepto que para nosotros englobe el levantamiento y todo aquello que implica, como es levantar la barra con mucha fuerza, mantener la estabilidad en el movimiento, y demás acciones, podremos activar dichas señales sin perder la concentración en la tarea. Por no extendernos en exceso no profundizaremos en más estrategias útiles en este tipo de modalidades deportivas, pero más adelante tendréis un módulo específico.

Para deportes de Estética y Fitness, nuestros objetivos son distintos. Por ejemplo, conseguir una mejor y mayor adherencia a los entrenamientos y a la dieta nos permitirá no fallar a la hora de conseguir nuestro objetivo. Podemos lograr dicha adherencia a través de un correcto establecimiento de metas, marcando, en primer lugar, un objetivo específico, que se centre en aquello que queremos lograr, que ese objetivo sea mesurable, que lo podamos cuantificar y decir con exactitud cuántas veces lo hemos logrado y que sea observable para facilitar la cuantificación. A la hora de establecer metas para nuestros entrenamientos o nuestra dieta, estas deben ser a largo plazo realistas y a corto plazo de carácter progresivo y acumulativo, de manera que nos permitan estar cada vez más cerca lograr el objetivo propuesto a largo plazo

Posted on

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies