Grasa, claves para perderla de manera eficiente

¡Muy buenas compañeros! Nuestro profesor Pablo Jiménez nos habla hoy sobre cómo perder grasa de forma eficiente

Introducción

La composición corporal es uno de los grandes objetivos que emanan directamente de la práctica deportiva en el siglo XXI. El cambio general imperante en los últimos años ha creado un nuevo sector puntero y con un interesante potencial económico, no obstante, la sobreinformación existente trae consigo a su vez una serie de consecuencias negativas: Como podemos discernir de aquí, muchas empresas y profesionales titulados o no tan titulados, aprovecharán esta situación para obtener un rendimiento lícito o ilícito en mayor o menor grado y a costa de un consumidor que muchas veces se encuentra perdido en un mar de dudas. Una inconsistencia pragmática a la que intentará dar una solución este curso. ¿En qué sentido? El objetivo del presente curso busca dar una serie de herramientas (que no dogmas), para poder interpretar el uso de todas las disponibles valorando sus consecuencias y efectividad, es decir, el concepto de eficiencia aplicado a la pérdida de grasa. El proceso de pérdida de grasa, como cualquier otro proceso fisiológico, está regulado por la aparición de ciertos dictámenes regulados por nuestro organismo, los cuales podremos manipular ligeramente.

Como bien mencionaba ya Claude Bernard en el siglo XIX, el cuerpo está regulado por la interacción de muchos sistemas, concretamente 11, los cuales tratan de mantener, lo que él acuñó como homeostasis. Es importante entender que nuestro cuerpo se mueve en un continuo desequilibrio estático, esto es, nuestro cuerpo tratará de mantener unas condiciones bajo la existencia de pequeñas variaciones fisiológica que permitan la vida tal como lo conocemos. La eficiencia en nuestros objetivos vendrá en gran medida determinada por esta homeostasis, cuanto más nos alejemos de ella, tendremos que utilizar medidas más agresivas para obtener unos mismos resultados e incluso podemos llegar a un punto donde nuestros esfuerzos supongan una involución:

Proceso de pérdida de grasa

Lo que comúnmente llamamos “quemar grasa” es un proceso algo más complejo de lo que pensamos y que buscaremos simplificar en esta primera clase para tener la base necesaria en las siguientes: Lo que comúnmente llamamos depósitos de grasa suele referirse a la consecuencia de la síntesis de triglicéridos. La síntesis de triglicéridos es un proceso activo en mamíferos en el que en el hígado (hepatocitos) mediado por lipoproteínas de transporte y en el adipocito se les da la forma nombrada. Principalmente es en el tejido adiposo donde el cuerpo tiene un almacén “ilimitado”, siendo algo patológico el almacenamiento crónico en el hígado (esteatosis hepática). Por último tenemos los triglicéridos intramusculares, los cuales son de consumo local en el músculo esquelético y los que pueden utilizar el músculo cardiaco bajo consumo propio, que junto al lactato y la glucosa, constatan sus fuentes de energía. Pero en consecuencia de todo esto, podemos determinar una zona de producción, un almacenaje y un consumo local (a grandes rasgos). Como vemos en las dos siguientes imágenes, tenemos en la primera el comportamiento normal del metabolismo y en estado postprandial en la segunda. El objetivo de estas imágenes es explicar el almacenamiento, formación y transporte de triglicéridos. En este caso sobre el transporte hacia el almacenaje, vemos que está mediado por diferentes interacciones: -Las ya nombradas lipoproteínas como los quilomicrones.

Muchas de sus funciones son esenciales en la vida humana. Más allá del importante papel energético que hemos nombrado, el tejido adiposo desempeña otras muchas otras, a día de hoy es sabido por todos que no es sólo un tejido pasivo, esto es, que tiene otras implicaciones dedicadas a la regulación global orgánica. Por otro lado podemos destacar sus propiedades mecánicas como “amortiguador” (esto incluye la protección de órganos y la de carácter hística), su papel como aislante térmico. Por otro lado y si vamos mucho más allá las sustancias de carácter lipídico en general juegan otros papeles en cuanto a embolsamiento celular, transporte, diferenciación e interacción. Sobre la síntesis de triglicéridos, diremos que de forma sencilla en ellos se produce un proceso de transformación de un átomo de glicerol y adición 3 ácidos grasos esterificados por una serie de enzimas, encargadas de un proceso de alcanoilación sucesivo en 3 tiempos, cuyo último proceso es el pase de diaglicerol mediante DGAT a triglicérido. Esta síntesis de triglicéridos está mediado por una serie de factores como hemos indicado antes, entre ellos citamos: -Un aumento de la glucosa sanguínea que eleva la insulina y con ello la lipogénesis. -A consecuencia de lo anterior, una disminución de cAMP (un segundo mensajero) produce en último estado una desfoforilación que frena la actuación de la lipasa sensible a hormonas. -Ausencia de hormonas como el glucagón, la adrenalina o el cortisol que actúan sobre ACC. A grandes rasgos en el otro lado tenemos el proceso contrario, es decir, deshacer lo anterior de cara a tener por un lado ácidos grasos y glicerol, que ocurre cuando la célula detecta menos energía. Existe activación de la lipasa sensible a hormonas mediado por PKA (proteína quinasa dependiente del cAMP) y que es amplificado por la acción de AMPK (la cual es una de sus funciones).

Posted on

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies