Entrenamiento, errores más comunes

Obsesionarse con el peso

Nuestro profesor Sergio Martínez, nos habla de uno de los errores más comunes en el entrenamiento que podemos ver si acudimos un día cualquiera a un gimnasio o centro deportivo al azar, sea la hora que sea, a menos que estemos hablando de un centro deportivo súper profesional, lo más común que vamos a encontrarnos en la sala de musculación va a ser una gran cantidad de gente realizando ejercicios con una técnica horrible. ¿Por qué sucede esto?

Por un lado tenemos la causa más común que es el desconocimiento de la propia técnica. Por otro lado tenemos, la 2a causa el “EGO” personal que les a algunos supone levantar muchos kgs aunque sea a costa de hacerlo mal.

Si queremos tener 80 años, y seguir entrenando y estando en forma -lo cual debería ser la intención principal de todo el mundo- lo primero que tenemos que hacer es llegar a los 80 años sin haber muerto antes aplastados realizando un press de banca con agarre suicida, un press militar mal ejecutado, o sin fuerza ni masa muscular por habernos pasado largas temporadas sin poder entrenar o incluso en la cama por lesiones culpa de una mala técnica o de priorizar el peso y mover muchos kgs a costa de realizar los ejercicios incorrectamente.

Hasta ahora todo el mundo te había contado que era principal priorizar la técnica sobre el peso en cualquier ejercicio, pero nadie te había contado las implicaciones tan a largo plazo que esto puede tener sobre tu salud, y sobre tu vida.
Conociendo todo lo anterior, nuestra intención debe ser la de envejecer SANOS con la mayor cantidad de masa muscular posible y siendo lo más fuertes o levantando el mayor número de kilos posibles. Os pongo un ejemplo práctico, para un señor de 80 años que pese 70kg y su RM de sentadilla sea 140kg su, peso corporal representa su 30%RM (ya que a los 140kg de la barra se le añaden los 70kg de su propio peso cuando realiza la fase de extensión o subida) por lo que realmente le resultará MUY sencillo levantarse y sentarse, así como realizar acciones cotidianas del día a día. Mientras que para un señor de la misma edad y mismo peso que no pueda ni si quiera realizar una sentadilla con su propio peso por la sarcopenia y dinapenia, asociadas al envejecimiento será mucho más difícil realizar este tipo de acciones, o por ejemplo, tendrá que esforzarse mucho más para levantarse de la silla. Obviamente esto es un ejemplo exagerado, la idea no es llegar a los 80 años con esos niveles de fuerza tan brutales, entrenando y gritando “light weight baby”, si no que tenemos que concienciarnos de que cuanto más fuertes seamos, menos esfuerzo nos costará movernos, y más y mejor viviremos.

“Busca mover kilos, sí. Pero mejor mover menos BIEN, que muchos MAL”.

No optimizar el volumen de entrenamiento

Si hablamos de cual es el mayor error que suele cometerse en el entrenamiento, sin duda alguna estamos hablando de la falta de optimización de las variables de entrenamiento. Es cierto que dentro de las distintas variables en función del objetivo principal que deseemos obtener tendremos que prestar mayor atención a unas que a otras, por ejemplo si nos centramos más en el entrenamiento de la fuerza, la variable principal sobre la que debemos enfocarnos es la INTENSIDAD del ejercicio, mientras que si nuestro objetivo es más estético, hipertrofia, recomposición corporal, debemos centrarnos más en el volumen de entrenamiento Malek y Coburn (2014).

Sin embargo, en esta clase vamos a centrarnos en el error más común, que es un manejo incorrecto del volumen de entrenamiento. ¿Qué quiero decir con esto? Existen varias formas de maneja el volumen incorrectamente:

– Por un lado, un manejo incorrecto por “defecto”, en este grupo se engloban todas aquellas personas que trabajan MENOS de lo que deberían.

– Por otro lado, podemos también manejar incorrectamente por exceso, es decir, pasándonos de dosis con el volumen. Ya sea para grupos musculares concretos, o en general.

No programar el entrenamiento

Al hilo de lo anterior otro error típico, que puede que hayas cometido o aún cometas es el de no programar, mucha grande llega al gimnasio y le dice a su compañero/a, o se dice a si mismo “Bueno, ¿qué hacemos hoy?” Si le preguntas además a un Bro-Science, la respuesta es obvia: Pecho-Bíceps siempre. ¿Cómo vamos a saber si estamos entrenando con un volumen óptimo si no lo estamos midiendo y cuantificando? ¿Cómo vamos a progresar, si no llevamos planificado con un orden lógico y con una estructura lo que vamos a hacer cada día?.

Este error es posiblemente de los más graves o de los que más lastra a la hora de progresar, pero también quiero que quede claro que en este aspecto puedes ponerle remedio fácilmente y progresar mucho más rápido, óptimo y eficiente:¿Cómo podemos programar nuestros entrenamientos?

Pues bien, os adelanto que la 4a clase de este curso trata sobre cómo podemos programar nuestros entrenamientos de forma sencilla. Al, ser este un curso de fitness básico, lo que quiero que adquiráis son las herramientas clave que funcionan, como entrenador yo mismo acabo utilizando mil cosas más. Aprende más cada día con AudioFit mientras entrenas.

Posted on

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies